La decoración floral de una boda no solo incluye el ramo de la novia, sino las flores de la ceremonia, bien sea por lo civil o religiosa, los centros de las mesas, las flores del peinado, las que decoran la entrada al banquete, los corners o rincones que hemos preparado en el espacio elegido…

En definitiva, las flores son importantes y elegirlas bien si quieres una boda molona es fundamental para no desentonar. Todo, como siempre aconsejan las wedding planners, debe ir coordinado y en perfecta armonía y hoy día las parejas se dejan aconsejar por profesionales si no tienen claro qué deben elegir y cómo decorar su fiesta.

Hay muchos factores a tener en cuenta para tomar la decisión más acertada como por ejemplo el tipo de ceremonia, el lugar, la época del año en la que nos casemos, el vestido que llevemos, los invitados…

Entonces, ¿qué debes tener en cuenta para elegir las flores del día de tu boda?

1. La época

No es lo mismo una boda de invierno que una de verano y tampoco son las mismas flores las que salen en una época que en otra. Puede que te encanten las margaritas pero si no es época, lo único que puede pasarte es que se marchiten y queden feas o chuchurrías cuando lleguen los invitados si hace demasiado calor.

Por tanto, debes saber elegir las flores según la fecha del evento y eso, si cuentas con buenos profesionales o floristas, te podrán aconsejar y en este caso lo mejor es que sigas sus recomendaciones a rajatabla.

2.El tipo de boda

Hoy día hay bodas para todos los gustos: clásicas, vintage, modernas, hippies, industriales…Cada pareja tiene un estilo predefinido y acorde a éste será su boda. Lo mismo ocurre con las flores, deben ir en consonancia con el estilo de la boda y elegir aquellas que coordinen bien con el resto de elementos.

Flores secas o flores que aportan un aire asilvestrado como la lavanda o la paniculata pueden ser perfectas si tu boda es al aire libre. Una vez más, una organizadora de eventos o una florista te ayudará con esta elección.

3.El lugar de la celebración

En interior las flores duran más tiempo y resisten mejor al calor o al frío. Sin embargo, si te casas en una finca o palacio al aire libre, las flores deben ser estrictamente las de temporada para que no se estropeen.

Además, decorar un salón interior clásico, una bodega o un jardín es muy diferente, así es que, cuando vayas al proveedor de flores seguramente sea lo primero que te pregunte. ¿dónde es la boda?

4. El vestido de la novia

La novia es indudablemente la protagonista, nos guste o no. Aunque no hay que quitar su momento al novio, ella es siempre objeto de todas las miradas y por tanto los invitados se fijarán más en su ramo que en la flor o alfiler del traje del novio, si opta por llevarla.

El ramo y las flores de la iglesia, por ejemplo, pueden ser similares o al menos con el mismo tipo de flores, pero además, lo ideal es que transmita lo mismo que el vestido. Hay muchos tipos de ramos, bouquet, en cascada, de tallo largo.. y seguro que hay uno perfecto para ti.

5. Los centros de mesa

Una buena decoración floral en las mesas aporta elegancia y distinción. A la hora de elegir estas flores, debes tener en cuenta que no molesten a los comensales, optando por aquellas que no sean demasiado grandes o largas que impidan verse con el invitado del frente pero también que no tengan colores muy fuertes u olores intensos ya que podrían producir alergias a los invitados.

Si eliges un color dominante, los colores neutros o de tonos uniformes pueden protagonizar la decoración de las mesas y de los distintos espacios donde va a ir la comida: postres, chuches, embutidos, cócteles…

Como ves, no es tan fácil elegir las flores de una boda pero con estas claves al menos ya saber por dónde tirar o qué consejos debes pedir a tu proveedor. En Extremadura hay grandes profesionales que te ayudarán con esta elección. ¡Suerte!