Cada vez son más las novias que no se conforman con el álbum de la boda sino que quieren algo más completo con un reportaje preboda, semanas previas al gran día. Los profesionales de la imagen, que están acostumbrados a tratar con cientos de parejas año tras año, saben que un reportaje preboda tiene sus ventajas y cada vez son más los novios que las valoran.

Además de que las tendencias han cambiado y el clásico álbum con fotos pegadas es algo que prácticamente no se hace, dejando paso al álbum digital, hay otras formas de tener un bonito recuerdo no solo del día de la boda, que pasa pronto, sino de los momentos previos en los que se disfrutan de los preparativos y de la soltería.

En Plasencia, el fotógrafo Toni Gudiel, experto en este tipo de eventos, nos habla de las principales ventajas de hacer un reportaje preboda no solo para los novios sino también para el profesional que se va a encargar de inmortalizar esos momentos.

1.Conocerse y romper el hielo 

Lo más importante que subraya en Gudiel es conocerse. El reportaje preboda sirve para que los novios y el fotógrafo rompan el hielo y tengan una primera toma de contacto más allá de lo que han hablado en la oficina.

“El día de la boda, los novios están muy nerviosos y si apenas nos hemos visto antes, se cortan y las fotos no salen tan naturales”, comenta el fotógrafo de Plasencia. Por tanto, si os hacéis un reportaje antes del día del evento, estaréis mucho más relajados y las fotos serán espontáneas y divertidas. Conocer al fotógrafo os ayudará a que no estéis tensos ese día ante una foto de un beso o una caricia, que quizá son más íntimas y da más vergüenza si no conocéis al que está detrás de la cámara.

Conocerse es muy importante para las dos partes para que todos estéis tranquilos y con la seguridad de que el álbum quedará impecable y tendréis miles de fotos para elegir.

2.Un recuerdo como “novios”

Las fotos de la boda son un bonito recuerdo de la pareja recién casada pero, ¿qué pasa con la soltería? Antes de darse el “sí quiero” habéis sido novios y tener un recuerdo especial de los días o semanas previas a vuestro cambio de estado civil os encantará. Seguramente no habrá momentos en los que os mostraréis más enamorados y cómplices que los que transcurren antes de la boda, además por supuesto de la pedida de mano si la hubo y de los miles de ratitos que habéis pasado juntos antes de tomar esta decisión.

Por tanto, con un reportaje preboda podréis disfrutar juntos e inmortalizar esos recuerdos más allá de pocas horas que dura una boda.

3. Perder miedo a la cámara

Puede que tú te muevas como pez en el agua ante una cámara pero quizá tu pareja es tímida y no soporta los flashes. Mostrarse espontáneo y natural ante una cámara no es tan fácil cuando eres una persona tímida o simplemente no te gustan las fotos. Si es así, el reportaje preboda será esencial para que eso no ocurra y consigas demostrar tu lado más dulce y amable aunque haya un objetivo delante.

El fotógrafo te dará consejos de cómo debes hacer para olvidarte de la cámara y actuar como si no existiera.

4. Facilitar su trabajo

No solo conocer al fotógrafo para mostraros tal y como sois es importante sino que también es bueno que éste sepa más sobre vosotros que la fecha y el lugar de la boda. Conocer vuestros gustos, cómo os desenvolvéis, si se os da bien posar o si por el contrario preferís la naturalidad, si tenéis un perfil más atractivo que otro o si vuestra sonrisa es tan bella que hay que centrarse en ella y buscarla en todas las fotos.

En un reportaje preboda facilitaréis mucho el trabajo del fotógrafo el día de la boda porque éste ya sabrá cómo sacaros una sonrisa o cómo evitar que os pongáis nerviosos, por ejemplo. Además, conseguirá unas imágenes preciosas del lugar que hayáis elegido que podrán completar el resto del reportaje e incluso os puede servir para ilustrar las invitaciones de la boda.

5. Bonito álbum de firmas

Los libros de firmas están de moda, aunque hace tiempo que se llevan, últimamente irás a pocas bodas en las que no te topes con uno para escribir una dedicatoria a los novios. Existen miles de modelos y de personalizar ese álbum pero ninguno será tan especial como aquel que incluya fotos vuestras. Esas fotos del reportaje preboda pueden servir precisamente para ilustrar ese álbum y que vuestros amigos y familiares se inspiren y os dejen un bonito mensaje que os gustar leer y leer millones de veces.

Si aún tienes dudas sobre el reportaje preboda, no dudes en contactar con tu fotógrafo o visitar a Toni Gudiel que aunque tenga su centro de operaciones en Plasencia se mueve por todo el país e incluso fuera de nuestras fronteras, viajando hasta París para que sea la Ciudad del Amor escenario protagonista de las semanas previas a la boda.