La primavera es una época preciosa para dar el sí quiero a la persona más especial de tu vida. El campo está florido y el clima es perfecto, ni frío ni calor, con lo que los sofocones de las bodas de verano o las heladas de las de invierno quedan prácticamente olvidados.

Sin embargo, no siempre es así y en primavera podemos pasar de un día de calor veraniego a un día de nieve como en pleno mes de enero. El tiempo se vuelve un poco loco en esta estación y cuando se trata de una boda, nunca se sabe cómo puede salir el día elegido.

Por eso y para que te quedes tranquila en ese sentido, vamos a darte algunas ideas que puedes incluir para los invitados de tu boda sin que sufran las condiciones climáticas.

1.Paragüas para todos

Da igual que vayas a casarte en marzo o en junio, la lluvia puede llegar cualquier día no solo de primavera sino de todo el año.

Si has elegido un espacio al aire libre para algún momento del día (cóctel, ceremonia, banquete, baile…) lo mejor es que, además de prever la posible instalación de una carpa o un lugar en el que refugiarse en caso de que la lluvia sea demasiado intensa, protejas a tus invitados.

Una buena idea es colocar paraguas plegables en blanco o en los tonos de tu boda en un lugar visible, o un punto móvil, de forma que los más despistados o menos previsores puedan evitar una calada al salir de la iglesia o a la hora de ir a los aparcamientos, por ejemplo.

2. Abanicos varios

Como decimos, las bodas en primavera son tan impredecibles que igual que colocamos paraguas para todos, debemos contar con abanicos para sofocar momentos de calor. ¡Cuántas veces hemos ido a una boda en el mes de abril, más abrigados de la cuenta ante el tiempo de los días previos, y hemos pasado un calor horrible!

Si no quieres dar uno para cada invitado, pareja o mujeres, al menos pon una cestita con unos cuantos a la entrada de la iglesia o en una mesita cerca del lugar donde vayas a hacer el cóctel. Si además, los personalizas con vuestras iniciales, les encantará y se lo llevarán de recuerdo.

3. Antihistamínicos y mascarillas

Cada vez hay más personas alérgicas a la primavera, al polen, a los olivos…Si vas a casarte en el campo hay riesgo de que más de uno lo pase muy pero que muy mal si no lleva consigo sus pastillas.

No cuesta nada comprar varias cajas de antihistamínicos y poner en un lugar accesible como una cestita en los baños de chicos y chicas, junto a mascarillas para los más afectados y todos los productos que quieras añadir que no suelen faltar en las bodas de hoy día.

4. Chales o pashminas

Puede que el día salga muy soleado y tengamos un tiempo casi de verano que permita a las invitadas ir incluso sin mangas. Pero ten en cuenta, que es primavera y que las temperaturas pueden bajar mucho al caer el sol.

Las chicas agradecerán tener algo para taparse cuando llegue ese momento si han olvidado sus chaquetas o éstas no son suficientes para estar cómodas.

Puedes entregarlas como regalo de recuerdo o colocar unas cuantas igual que el resto de obsequios en algún rinconcito del banquete.

5. Gafas de sol

No es raro ver un stand con gafas de sol de todos los colores en una boda. Los rayos solares pueden resultar muy incómodos para seguir con atención la ceremonia si ésta es al aire libre o para hablar con otros invitados durante la comida o el cóctel si nos está dando el sol de cara.

Las chicas muchas veces no llevan ni bolso o éste es tan pequeño que no tiene hueco para unas gafas, así es que, si tú se las pones a mano, no dudes de que las van a sacar provecho y lo van a agradecer.

Son solo cinco ideas de las muchas que te podríamos dar. Además, si lo haces bien o cuentas con los servicios de una wedding planer que te ayude seguro que te da miles de ideas para que tu boda de primavera sea inolvidable para todos pese a las condiciones meteorológicas.

¡Apúntalas y tenlas en cuenta si te casas en primavera!