Nos pasamos una época de nuestra vida acudiendo a bodas un fin de semana sí y otro también. Como invitados estamos saturados de tanto evento y la mayoría de ellos son muy similares. Si vas a casarte pronto, seguramente quieras una boda original con la que tu familia y amigos disfruten sin tener la sensación de que ha sido una fiesta más que añadir a la colección de eventos que han tenido en los últimos años.

En Extremadura y en muchos otros lugares de España, hay fantásticos espacios para celebrar una boda pero aportar un toque distinto, original, sofisticado o elegante a tu evento en el mismo lugar que probablemente se casó la amiga de tu novio o el primo de tu mejor amiga no es tan fácil si no nos dan algunas ideas.

Lo mejor si no tienes grandes ideas o no tenéis suficiente tiempo es contar con los servicios de una wedding planner. Hay organizadoras de bodas en nuestra tierra que te pueden ayudar a crear ese ambiente único, ese toque de distinción con buen gusto y profesionalidad como el equipo que está detrás de Una y Mil bodas o Essencias de Boda, entre otros.

Puedas o no contar con esta figura que se está convirtiendo en imprescindible en las bodas de hoy día, desde Águeda de la Ce queremos darte algunas ideas para inspirarte a crear el día más maravilloso que no deje a nadie indiferente. Ideas que, sin duda, podréis adaptar a vuestros gustos y necesidades así como al espacio que elijáis para casaros.

1. Elegid una temática afín 

No es que sea nada nuevo pero sigue resultado divertido y diferente. Una boda en la que todos los elementos giren en torno a una temática puede ser original y hacer que tus invitados no la olviden nunca.

Además, si elegís algo que os identifique o con lo que estáis muy familiarizados, hará que ese día estéis muy cómodos y todo sea mucho más natural.

Si os encanta el mar, os conocisteis trabajando en un crucero o la navegación es vuestra pasión, ¿por qué no decorar todo con elementos que recuerden al mar?. Usar colores azules y blancos, decorar las mesas con centros que simulen veleros, poner el protocolo sobre anclas en una pared con oleaje de fondo…

Cualquier tema es bienvenido y puede aplicarse a la ceremonia y al banquete.

2. Un rincón de cócteles diferente

Tanto si es una boda de verano como si ya no hace tanto calor, dar la bienvenida al cóctel es una buena forma de agradecer a los invitados su presencia y hacer que se sientan cuidados.

No hablamos del clásico servicio de camareros que pasa con la bandeja para servir vino, cerveza o refrescos sino de un rinconcito (Corner, como dicen las wedding, ahora que se llevan tanto los anglicismos) en el que cada invitado pueda elegir entre un mojito, caipiriña o vermout pero también tenga la opción de tomarse una limonada bien fresquita o un zumo o batido de fruta natural.

3. Bolsa de bienvenida

Es de bien nacidos ser agradecidos, e igual que queremos que nuestros invitados estén bien ofreciéndoles algo fresquito o que les apetezca tomar, podemos incluir una bolsa con todo lo necesario para que nada les arruine el día.

¿Qué podemos meter en la bolsa? Podéis hacer dos tipos: para chicos y para chicas. Ellos preferirán un paquete de cigarrillos, un almax por si se pasan con la cena, un mini bote de gomina para peinarse, un spray desodorante o un paquete de caramelos de menta por si quieren ligar en el baile…todo lo que se os ocurra que los hombres pueden agradecer. Y para las chicas, no puede faltar unos cubretacones si estáis en el césped, unas alpargatas para que los pies aguanten hasta el amanecer, unas horquillas, tiritas para las rozaduras y también un ibuprofeno por si se ponen malitas.

Darle rienda suelta a la imaginación y seguro que algo bueno se os ocurre para sorprender a los invitados.

4. A nadie le amarga un dulce

Lo de las chuches es ya casi una tradición pero hay mil maneras de presentarlas y colocar un “candy Bar” (ya estamos con las palabritas en inglés otra vez) o un carrito de dulces es una idea de la que nadie se arrepiente.

Además de los regalices o esponjitas, quedarán genial unos mini donuts, pastas de té, tartas pequeñas o magdalenas, macarons y un montón de dulces para que a nadie le de un bajón de azúcar.

5. Monólogos para el final de la noche

La discoteca, orquesta o baile es parte de la fiesta de una boda pero hay formas distintas de entretener al personal sin necesidad de que tengan que estar moviendo el esqueleto toda la noche.

Hay personas que odian bailar o que se pasan toda la fiesta con la copa en la mano observando al resto y yendo de un lado a otro de la pista. Si en tu boda hay muchos de estos o vas a hacer una boda larga, de mediodía, puedes contratar un showman o un monologuista para algún momento (no demasiado) que entretenga a todos los asistentes.

Eso sí, procura que sea gracioso, tenga chispa y si puedes permitirte alguien más conocido mejor aún, el éxito estará asegurado.

Son solo algunas ideas para una boda original pero hay muchísimas cosas que puedes hacer para no caer en lo de siempre y que tu día sea recordado siempre no solo por vosotros, los novios, sino por todos los invitados.

Spread the love