Las semanas antes de casarte son de ajetreo total: organización, proveedores, pruebas del vestido, sesión de maquillaje y/o peluquería, envío de las invitaciones, contratación del transporte para los invitados… pero sin duda, las horas previas a tu boda son las más importantes y las debes llevar lo mejor posible si quieres disfrutar del día desde el principio.

Hay muchas cosas que debes tener preparadas con más o menos antelación y que si cuentas con ayuda de una profesional como una organizadora de bodas (wedding planner) tendrás seguramente controladas. Pero también son frecuentes una serie de hábitos el mismo día de la boda de los que podrías arrepentirte.

Desde Águeda de la Ce, te damos estos consejos pero por supuesto que eres libre de hacer lo que te apetezca en ese momento, porque para eso es tu día.

1.Entrar en Redes Sociales

Te parecerá una tontería pero en el mundo digitalizado en el que vivimos, muchas personas no pueden estar sin consultar sus redes sociales cada dos por tres.

“Voy a ver el Facebook un rato mientras me peinan”, o “a ver qué ha publicado mi amiga María esta mañana…” son tentaciones que debes evitar si quieres relajarte y no ver fotos o comentarios que podrían disgustarte o ponerte más nerviosa.

Ya habrá tiempo para eso después de la boda y ¡tranquila porque no se va a acabar el mundo si estás sin mirar tus redes un día!

2.Darte un atracón de comida y/o bebida

Muchas parejas hacen una fiesta o preboda el día antes. Eso está muy bien sobre todo para establecer relaciones entre invitados que vienen de fuera, no se conocen o tendrán que abandonar pronto la fiesta ese día.

Pero, además de romper el hielo y dar una calurosa bienvenida a amigos y familiares que no podrás atender tan bien ese día, puede suponer comer más de la cuenta o incluso unas copas de más que pueden sentarte fatal y fastidiarte las primeras horas de la boda.

Así es que, ten cuidado y cena pero con moderación para que al día siguiente no tengan una indigestión o el vientre hinchado y bebe poquito o nada para estar radiante como una rosa.

3. No descansar ni relajarte

Más o menos, casi todas las novias y muchos novios tienen los nervios a flor de piel no solo el día anterior sino incluso varias semanas antes. Lo mejor es que busques tus ratitos de descanso, sin pensar en la boda y disfrutando de tu familia, amigos o de la soledad que a veces no viene mal.

Tomar el sol sobre una tumbona mientras tomas un refresco, leer un libro o simplemente quedar con tus íntimas para compartir risas y alegrías es muy conveniente para que no todo sea estrés y nervios.

4.Tener la habitación desordenada

Es algo en lo que pocas novias caen a no ser que hayan contratado una wedding planner que se encargue de todos estos detalles. Los fotógrafos suelen ir a casa de los novios antes de ir a la ceremonia para sacar las primeras fotos y la mayoría no va a atreverse a decirte que ordenes tu habitación o que quites esas zapatillas que están por el medio o ese póster de la pared de los Back Street Boys que tienes desde tu juventud.

Si crees que esos detalles forman parte de ti y por tanto deben permanecer en tus recuerdos y en tu álbum toda la vida, adelante. Pero, ¿y si por el contrario no te gusta nada pero no te has acordado de quitarlo?, ¿o te vas a vestir en el cuarto de tus padres y te horroriza esa colcha que a tu madre le apasiona?

Ten en cuenta que aunque tú seas la protagonista, los profesionales captan ciertos detalles que a lo mejor no te gusta ver en tus fotos de boda.

5.Usar el móvil las horas previas

Igual que no debes entrar a tus redes sociales, tener el móvil encendido puede traerte más de un problema en lugar de solucionar nada. Las personas que están al tanto de la organización tienen sus teléfonos encendidos todo el día y el tuyo no es imprescindible.

Más de un novio ha visto el vestido de la novia antes de llegar a la Iglesia porque alguien que estaba con ella le ha hecho una foto y se la ha enviado sin querer. Además, podrían llamarte para darte ánimos o preguntarte qué tal vas y te pondrán más nerviosa. Ese día, debes centrarte en ti e intentar desconectar de todo lo demás.

Son consejos que puedes o no seguir, pero sin duda, te ayudarán a disfrutar más de los momentos previos a tu boda. ¿Añadirías algún otro para las novias?.